fbpx
 

Concurso de acreedores para empresas

Concurso de acreedores para empresas

Detectar la situación de insolvencia actual o inminente es una obligación del administrador de la empresa. En caso de encontrarse en dicha situación debe poner la empresa en manos de los profresionales que le ayuden a declararla en concurso para evitar las consecuecias que figuran en la LEY. De hecho, puede ser la mejor herramienta para comenzar una nueva vida.

¿Qué podemos hacer por tu empresa?

banner 2 hacer por tu empresa vsd 27 04 2021
banner hacer por tu empresa vsd 27 04 2021
banner 3 hacer por tu empresa vsd 27 04 2021 3

Tipos de Concursos

Concurso ordinario

¿Qué es un concurso de acreedores?

Un concurso es un procedimiento judicial que se origina cuando una empresa no puede hacer frente a la totalidad de sus obligaciones exigibles (pagos a trabajadores, los necesarios para desarrollar la actividad empresarial, administración pública, entre otros).

A través del concurso se pretende:

  1. Satisfacer el interés de los acreedores (cobrar sus créditos).
  2. Velar por la evitación de un perjuicio mayor de la empresa concursada (salir de esa situación sin ninguna responsabilidad).

Fases

Fase común

La fase común se inicia con la solicitud de declaración del concurso, que podrá realizarse por parte del deudor (concurso voluntario) o por parte de alguno de los acreedores u otras personas legitimadas (concurso necesario). Una vez realizada la solicitud, el juzgado competente la examinará y si entiende que está completa y que la insolvencia del deudor está acreditada, dictará un auto declarando el concurso.

Tras dictar el auto declarando el concurso, el juez nombrará a la administración concursal, que tras analizar todos los datos y circunstancias del deudor emitirá un informe.

Dentro de la fase común se determinará la masa activa y pasiva del concurso, además de calificar los créditos de los distintos acreedores.

Fase de convenio

Finalizada la fase común, tanto el deudor como los acreedores podrán presentar ante el juzgado propuestas de convenio

Con posterioridad a la presentación de las propuestas de convenio, se convocará a la junta de acreedores para que procedan a la votación de la propuesta que consideren más favorable a sus intereses. El resultado de la junta de acreedores recogidos en el acta se elevará al juez, para que proceda, en su caso, mediante sentencia a la aprobación del convenio.

Fase de liquidación

La fase de convenio no siempre resulta exitosa, ya sea porque el concursado no haya conseguido negociar o porque no existan bienes suficientes, en ese caso se abriría la fase de liquidación.

La fase de liquidación podrá iniciarse en cualquier momento del concurso a petición del deudor, también podrá abrirse a petición de la administración concursal o de oficio.

En esta fase se procederá a liquidar todos los bienes del concursado, con el fin de pagar el máximo de deuda posible, siempre teniendo en cuenta el orden de pagos establecido por ley.

Fase de calificación

Finalmente, en la misma resolución que apruebe el convenio o el plan de liquidación o se ordene la liquidación de la masa activa, el juez ordenara la formación de la sección sexta.

En esta fase se determinan las causas que han llevado al concursado a su situación de insolvencia, con el fin de detectar las posibles conductas negligentes por parte del deudor que han llevado a agravar dicho estado.

El juez del concurso, tras la revisión del informe de la administración concursal y el dictamen del Ministerio Fiscal dictará sentencia en la que califique el concurso como fortuito o como culpable.

Concurso exprés

Un concurso es un procedimiento judicial que se origina cuando una empresa no puede hacer frente a la totalidad de sus obligaciones exigibles (pagos a trabajadores, los necesarios para desarrollar la actividad empresarial, administración pública, entre otros).

Para ello, será necesario acreditar la situación de insolvencia económica por causas objetivas (como, COVID-19) y de esta manera ahorrar el procedimiento judicial, que en muchas ocasiones es largo y tedioso.

Requisitos

  1. Que la empresa carezca de patrimonio, o que este sea residual a efectos de liquidación.
  2. La buena fe del empresario/administrador.
  3. Acreditar que el administrado ha actuado de manera diligente y que la insolvencia ha sido por causas objetivas.
¿Tienes más dudas?