Empresas en preconcurso de acreedores

Empresas en preconcurso de acreedores

El preconcurso de acreedores es una herramienta legal que permite a las empresas en situación de insolvencia negociar con sus acreedores para evitar la declaración formal de concurso de acreedores. Esta figura, regulada en los artículos 583 y siguientes del Texto Refundido de la Ley Concursal (TRLC), puede ser una opción para empresas que se encuentran en dificultades económicas y desean buscar una solución negociada antes de llegar al punto de no retorno.

El preconcurso de acreedores es una medida preventiva que busca evitar la liquidación de la empresa y permitir su continuidad. Cuando un empresario se encuentra en una situación de insolvencia, es decir, no puede cumplir regularmente con sus obligaciones de pago o prevé que no podrá hacerlo en un futuro cercano, puede iniciar negociaciones con sus acreedores para intentar llegar a acuerdos que eviten la declaración formal de concurso.

Existen diferentes soluciones que se pueden plantear en el preconcurso de acreedores, siempre y cuando no se incluya el crédito público. Algunas de estas soluciones son:

  • Acuerdo de refinanciación homologado judicialmente: En este tipo de acuerdo, se busca ampliar el crédito disponible o modificar las obligaciones existentes a través de prórrogas o nuevas medidas. Este acuerdo debe estar respaldado por un plan de viabilidad que permita la continuidad de la empresa. En ocasiones, se puede sustituir la intervención judicial por la intervención notarial.
  • Acuerdo extrajudicial de pagos (AEP): Esta opción está pensada para pequeños empresarios y personas naturales que tengan menos de 50 acreedores y una deuda inferior a 5 millones de euros. En el AEP, se cuenta con la intervención de un mediador concursal cuyo objetivo es facilitar el acuerdo entre las partes y asegurar la continuidad empresarial. Este acuerdo puede incluir quitas y aplazamientos de las deudas contraídas por el deudor.
  • Solicitud de concurso con propuesta anticipada de convenio: Aunque no es una herramienta preconcursal propiamente dicha, esta opción permite agilizar el procedimiento concursal al presentar una propuesta de convenio en la fase común del concurso. Esto puede ahorrar tiempo y dinero, ya que la propuesta puede ser aprobada antes de la finalización del plazo de comunicación de créditos. Esta solicitud puede presentarse tanto en el concurso voluntario como en el concurso necesario.

El preconcurso de acreedores ofrece varios beneficios para las empresas en dificultades financieras. Algunos de estos beneficios son:

  • Evitar la declaración formal de concurso de acreedores: El preconcurso permite a la empresa evitar la declaración formal de concurso y la consiguiente apertura de un procedimiento judicial. Esto puede ayudar a preservar la reputación de la empresa y evitar el impacto negativo que puede tener la declaración de concurso en su relación con clientes, proveedores y empleados.
  • Obtener tiempo para reestructurarse: El preconcurso de acreedores brinda a la empresa tiempo adicional para analizar su situación financiera, buscar soluciones y negociar con sus acreedores. Esto puede permitirle llevar a cabo una reestructuración interna, implementar medidas de ahorro o buscar nuevas fuentes de financiamiento.
  • Preservar la continuidad empresarial: Al evitar la liquidación de la empresa, el preconcurso de acreedores puede permitirle seguir operando y mantener los puestos de trabajo. Esto puede ser especialmente beneficioso tanto para la empresa como para sus empleados, ya que se preservan los activos y se mantiene la actividad económica.
  • Facilitar la negociación con los acreedores: El preconcurso de acreedores brinda un marco legal y negociado para las conversaciones con los acreedores. Esto puede facilitar la búsqueda de acuerdos que permitan una mejor gestión de la deuda y eviten medidas más drásticas, como embargos o ejecuciones judiciales.

Empresas en preconcurso de acreedores

En resumen, el preconcurso de acreedores es una herramienta que permite a las empresas en situación de insolvencia negociar con sus acreedores y buscar soluciones antes de llegar al punto de no retorno. Esta figura ofrece beneficios como evitar la declaración formal de concurso, obtener tiempo para reestructurarse, preservar la continuidad empresarial y facilitar la negociación con los acreedores. Es importante contar con el asesoramiento de profesionales especializados en derecho concursal para llevar a cabo un preconcurso de acreedores de manera adecuada y eficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir